Resumen Los Reyes Católicos

Álvaro Santos
Profesor de Historia de España

El Imperio español empezó a tomar forma con Los Reyes Católicos. Fue en preludio de la expansión económica, política y militar durante los siguientes siglos. En este post resumimos uno de los temas más importantes para los exámenes de Selectividad. 

Álvaro Santos
Profesor de Historia de España

El Imperio español empezó a tomar forma con Los Reyes Católicos. Fue en preludio de la expansión económica, política y militar durante los siguientes siglos. En este post resumimos uno de los temas más importantes para los exámenes de Selectividad. 

¿Quiénes son Los Reyes Católicos?

Es el matrimonio formado por Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, haciendo posible el nexo de estas dos coronas en una misma “unión dinástica”. Aunque existen opiniones de que los Reyes Católicos son los creadores de una unidad nacional, en realidad, no fue una integración total de estos territorios, ya que cada reino seguía separado desde lo institucional y lo político. En 1469,contrajeron matrimonio de forma secreta en Valladolid. Después de morir Enrique IV de Castilla, su hermana paterna Isabel podrá acceder libremente al trono de Castilla.

Este matrimonio desató una guerra civil en Castilla por la desobediencia de Isabel del pacto de los Toros de Guisando (1468), por medio del cual Isabel solo podría casarse con permiso del rey Enrique IV. Este conflicto sucesorio terminará con la batalla de Toro y gracias al Tratado de Alcaçovas (1479) por medio del cual se estableció la paz con Portugal e Isabel y Fernando pueden reinar legítimamente en Castilla y Aragón. Después de esta unión dinástica quedaban algunas cuestiones sin resolver para que la administración de los reinos pudiera funcionar sin trabas, con este fin se firmó el Tratado de Segovia (1475), por medio del cual se establecieron las funciones del rey Fernando en Castilla. El lema de los reyes Católicos será “Tanto monta, monta tanto”. Esta sentencia se puede interpretar como la igualdad de poderes y autoridad entre ambos cónyuges, aunque en realidad, el poder no era exactamente ejercido así. La corona de Castilla tuvo una estructura unitaria que aseguraba el poder autoritario del monarca. Aragón, por el contrario, constaba de tres regiones: Valencia, Aragón y Cataluña, que eran estados distintos y con privilegios complejos reconocidos que dificultaban la autoridad real. También Castilla era más extensa y poblada, con 4 millones de habitantes frente a los 800.000 de Aragón.

El Reino Nazarí de Granada y la incorporación del Reino de Navarra

La Guerra de Granada no se inició de forma prevista y unificada. Se prolongó durante once años (1481-1492) en los que se emplearon tanto acciones militares como la diplomacia. A consecuencia de ello, se convirtió en la primera guerra de la Edad Moderna. Se destacan tres
fases:

  • Defensa y Conquista de Alhama: El Marqués de Cádiz y Rodrigo Ponce de León toman Alhama. La excusa para ello fue la toma musulmana de Zahara. Ante esto, Los Reyes Católicos apoyan a estos atrevidos nobles y aprovechan la debilidad que estaba sufriendo el Reino nazarí.
  • Toma de Málaga: Este fue un episodio muy duro desde el punto de vista militar. El asalto a la ciudad de Málaga fue una autentica hostilidad que dio como consecuencia una dura venganza de los vencedores. Toda la población malagueña fue sometida y reducida a la condición de esclavos.
  • Rendición de Granada: Aunque fuese duradera, la rendición de Granada, fue la parte más fácil de la reconquista llevaba a cabo por los Reyes Católicos. El sultán Boabdil I firmó las capitulaciones de Granada en 1492. Se pactó el respeto de la libertad personal, los bienes y las prácticas religiosas de todos los musulmanes. Pero la llegada de los cristianos y el no cumplimiento de estos acuerdos, llevaron al deterioro de la convivencia que acaba con la insurrección de los mudéjares, la derrota y los decretos de conversión o expulsión dictados por los Reyes Católicos que acabarían con su política de tolerancia religiosa. Se funda el Tribunal de la Santa Inquisición por concesión papal, para perseguir la herejía y a los falsos conversos al cristianismo. La conquista de Granada fue algo muy importante y se entendió como una ayuda contra el avance de los turcos en el Mediterráneo que perseguían al cristianismo desde la toma de Constantinopla (1453). Para su financiación, los Reyes Católicos pidieron ayuda al Papa pidiendo una Bula de Cruzada que se enlazó a los impuestos especiales de judíos y mudéjares y a los créditos de los concejos. La guerra sirvió para la unificación de los reinos bajo el reinado de los Reyes Católicos y ratificar su poder frente a la nobleza que fue la verdadera ganadora en el reparto de las tierras a cambio de lealtad.

Navarra se mantuvo como independiente de Castilla y Aragón y en la influencia de los reyes de Francia. Los Reyes Católicos pensaron en la posibilidad de cambiar el dominio francés por uno propio. Ya fallecida Isabel en 1512 y ante el riesgo de que una hija del rey de Francia se casara con el heredero navarro, Fernando conquistó el reino con el permiso del Papa, y la parte sur de los Pirineos fue unificada, pero no se hizo efectiva hasta 1515. Un virrey juró en nombre del rey Fernando respetar los fueros navarros y los privilegios.

La proyección atlántica

En el final del Siglo XV, el Reino de Castilla solo poseía en la ruta atlántica las Islas Canarias. Estas islas habían quedado bajo el poder castellano por el Tratado de Alcaçovas (1479) en el que Castilla firma la renuncia a los terrenos y rutas más lejanas del sur de las islas, a cambio, Portugal reconocía a Isabel como la reina legítima de Castilla después de la muerte de Enrique IV. Era un claro monopolio de esta ruta hacia las Indias por parte de Portugal, a su pesar, la ruta por el oeste seguía abierta. De las Islas Canarias, se intentó conquistar Gran Canaria, que fue tomada por Pedro de Vera, La Palma y Tenerife. La que tomó mayor dificultad fue Tenerife aprovechando las divisiones tribales, el dominio castellano se hizo de forma victoriosa. Después de treinta años de la conquista, ya fueron colonizadas y una cuarta parte de los 25.000 habitantes eran autóctonos. Llegó nueva población desde Castilla, Extremadura, Portugal o Andalucía y algún comerciante catalán o musulmán, así como esclavos negros africanos para la plantación y recolección de caña de azúcar. Hubo muy pocos impuestos a pagar, lo que contribuyó a un desarrollo comercial muy alto. Por la conquista, la corona permitía las acciones privadas, existían islas de la realeza o del señorío. La corona nombró un gobernador general en Gran Canaria o a un adelantado en Tenerife y La Palma.

El modelo castellano fue beneficioso para la reorganización de las islas y la oligarquía se hizo con su poder. En 1485 se formó el obispado de Las Palmas, dependiente del Arzobispado de Sevilla. Portugal siempre tuvo buenas relaciones con Castilla, ya que Isabel era hija de una portuguesa (Isabel de Portugal), además, Los Reyes Católicos casaron a sus hijas con príncipes portugueses. Al ser descubierta América, Portugal reclamó el cumplimiento del tratado que dejaba bajo el dominio portugués todas las tierras al sur de las Islas Canarias. Castilla, descontenta, alegó que América era un continente distinto y Castilla acudió al Papa para la Bula Inter Caeterea que reorganizaba los territorios. El tratado de Tordesillas (1491) pondría fin a estos desacuerdos, con una división vertical que dividiese el mundo en dos por medio de un meridiano. Esta línea delimitaba el derecho de conquista de ambas potencias. Esto permitió a Portugal apoderarse de Brasil sin esfuerzo.

Los Reyes Católicos le reservaron a la Corona el monopolio del comercio en América para lo que establecieron en Sevilla el único puerto de entrada y salida de flota americanas y con la creación de la Casa de Contratación (1503) se aseguraban el control de todo el comercio con las mercancías procedentes del Nuevo Mundo.

El reinado de Los Reyes Católicos

A finales del siglo XV, la unión de los Reyes Católicos no se evidencia en una unidad nacional. Los reinos seguían separados desde el punto de vista institucional y político. Estos monarcas plantean una forma de ejercer el autoritarismo de manera independiente. Lo que consiguieron fue instaurar una autoridad monárquica muy degradada por las guerras civiles. Esto no fue en balde y la centralización del poder se tuvo que ofrecer a cambio de poder económico y social a los eclesiásticos y señores laicos (creación del mayorazgo y la ratificación de la Mesta). Con esa política de atracción hacia los señores se procuró cierta estabilidad. Los Reyes Católicos y su modelo autocrático, propio de la Edad Moderna, compaginará mejor en Castilla que en Aragón, reino en el que el pactismo seguía aún vigente. El Consejo Real, el más importante, fue reorganizado en las Cortes de Toledo en 1480. Se cualificó aún más llenándose de letrados y vaciándose de grandes señores. Se dividió en varias instituciones para que hubiera más eficacia (Hacienda, Estado, Justicia,…). Se crearon Secretarios Reales para tramitar directamente con ellos. En Castilla, las cortes servían para jurar cargos en la coronación y aprobar subsidios. Con el fin de aliviar el trabajo de Valladolid, se creó la Audiencia en Granada, y para mantener el orden en 1476 los monarcas crearon la Santa Hermandad que actuó contra el crimen organizando cuadrillas armadas por los concejos. Otras novedades fueron los Capitanes Generales, los Gobernadores, Merinos, Adelantados, Virreyes, que representaban la monarquía en ausencia de esta. El poder municipal continuó de la misma forma con los alcaldes, concejos y corregidores. Reorganizaron el Consejo real, introduciendo en este, miembros de la baja nobleza y la burguesía, prescindiendo de la nobleza. Aparte del Consejo Real, se crearon otros como el de Hacienda, Aragón o el de Indias.

En cuanto a la Hacienda, con finalidad recaudatoria, se acudió a las Bulas papales, a los subsidios extraordinarios y al trasvase de los Maestrazgos (terrenos de las Órdenes Militares) a la corona. La corte siguió siendo itinerante, sin capital fija. En Aragón, no hubo muchas innovaciones. No se encaminó hacia la modernidad del Estado Autoritario y mantuvo los privilegios señoriales y sus fueros de la Edad Media gracias a las Cortes y al trabajo de la Justicia Mayor de Aragón. Las diferencias entre Aragón y Castilla marcarán los siglos venideros con mucha tensión y desequilibrio. Al estar poco tiempo en sus reinos, Fernando se nombró Virrey. También se clausuró la cuestión de los payeses de Remensa con la Sentencia Arbitral de Guadalupe (1486), los campesinos podían abandonar a su señor sin ninguna necesidad de pagar la remensa. Para evitar las disputas del Cosell de Cent y la Generalitat, en Barcelona, se promovió la insaculación, es decir, los sorteos de los cargos.

También se promulgan las llamadas Leyes de Toro (1505), por medio de las cuales se asienta la institución del mayorazgo, es decir, que los grandes terrenos estarán en manos de los nobles. En cuanto a las instituciones comunes para los dos reinos, los Reyes Católicos consiguieron del papa el Regio Patronato, por el que los cargos de la Iglesia en los reinos de España eran elegidos por el Papa pero de una lista que los Reyes ofrecían. Se trae a Castilla la Inquisición, bajo el mandato de los reyes en ambos reinos. En este momento también se potenciará el saber y la educación; el Cardenal Cisneros fundará la Universidad de Alcalá (Complutense).

 

Bases económicas y sociales de su reinado

Las circunstancias demográficas y económicas en este periodo se encuadran en la recuperación de la crisis bajo-medieval, mucho más evidente en la corona de Castilla que en la de Aragón. La ganadería ovina trashumante siguió siendo elemental para Castilla. La Mesta incrementó sus honores gracias al privilegio de posesión. Los RRCC atrajeron con ello un considerable aumento del comercio exterior de lanas, con una gran rentabilidad para los transportistas vascos. El amparo del comercio de lanas pospuso la actividad textil que pese al afán de algunas ciudades por incentivarla, llevó a una subordinación de los artesanos y los comerciantes. En general, la profesión textil en Castilla, sobre todo en Cuenca, Segovia y Córdoba creció, mientras siguió la crisis en Cataluña. La elaboración de hierro también aumentó, en especial el hierro vizcaíno, por las progresivas necesidades militares.

La actividad comercial, fue en aumento hacia el espacio atlántico, fue principalmente fuerte en los territorios de la Corona de Castilla. Ocupó a gran cantidad de arrieros y transportistas marinos (sobre todo vascos). Los armadores y mercaderes vieron crecer sus negocios. Los señoríos siguieron siendo elementales en la sociedad. Los Reyes Católicos se inclinaron a eliminar los más ínfimos abusos de los señores, pero conservando el sistema. La guerra civil por el trono de Castilla impuso a Isabel a acordar el soporte de las grandes casas nobiliarias que mantuvieron buena parte de su poderío social y económico. Los avances de la monarquía autoritaria en materia jurisdiccional fueron que los reyes se transformaron en la cumbre del sistema judicial. La situación del campo era muy difícil en Aragón y Cataluña, donde los campesinos estaban reducidos a una situación de servidumbre. Fernando el Católico se inclinó a resolver los aspectos más arduos de esta situación.

En Cataluña los payeses de remensa se acercaron a una segunda guerra contra sus señores, pero esta situación de tensión finalizó con la Sentencia Arbitral de Guadalupe (1486). 6. La política religiosa de los Reyes Católicos. El tribunal de la Inquisición (1478). En la época de los Reyes Católicos predominaba en toda Europa la idea de que la unidad política era imposible si no se acompañaba de una unidad religiosa. He de ahí que los Reyes Católicos reflexionasen sobre la necesidad de promulgar y defender la fe católica en todos sus reinos donde había vasallos musulmanes, judíos y cristianos. Para conseguirlo, en 1478, crearon la Inquisición Moderna en Castilla, cuyo fin era supervisar y examinar a los conversos a la religión cristiana por la sospecha de que los judíos continuaban practicando sus creencias de forma clandestina.

La expulsión de los judíos (1492)

Los judíos rondaban el medio millón de población. Vivían en ciudades donde la artesanía y el comercio estaban bien asentados. Se dedicaban principalmente a la usura, a los préstamos de alto interés. Muchos de ellos eran recaudadores tributarios de la corona. Esto produjo el rechazo y el odio de la población hacia esta población minoritaria, llegando al punto de matanzas en barrios judíos y aljamas, que fueron muy frecuentes a finales del siglo XIV. Dada la presión social hacia los Reyes Católicos, se promulga el Decreto de expulsión de los judíos en 1492 por el cual se ordena la expulsión de los judíos que se negasen a reconvertirse a la fe cristiana. Unos 80.000 judíos decidieron emigrar hacia el norte de África, Mediterráneo oriental o Centroeuropa. Su salida provoco un retroceso para la prosperidad económica de España, ya que era una minoría muy laborista en lo comercial y lo financiero. Por otro lado, los musulmanes serán también obligados a convertirse a la fe cristiana a partir de 1501.

Política exterior de Los Reyes Católicos

Bajo el reinado de los Reyes Católicos, la política exterior tuvo por primera vez una visión unitaria. Por eso mismo, no fue posible compatibilizar los intereses históricos de ambos reinos y la más beneficiada fue Aragón. Castilla pagará los ejércitos y la diplomacia que conllevará el enfrentamiento con Francia, aliada tradicional de Castilla con los Trastámara, puesto que seguirán los intereses del reino de Fernando en la expansión mediterránea por Italia. Las líneas generales de la política exterior serán:

  • Recuperación de los territorios aragoneses de los Trastámara.
  • Navarra, fue propiedad de Juan II, padre de Fernando y ahora estaba en manos del
    conde de Foie, originario de Francia y se anexionará en 1512. Juan II cede el Rosellón y la
    Cerdeña a Francia para recibir el apoyo de estos en su guerra civil. Y Nápoles, que era de
    Alfonso V, tío de Fernando.
  • Consolidación de la expansión mediterránea de Aragón. Esta situación conducirá a los reyes a una serie de disputas y revueltas con la población musulmana, sobre todo en el Norte de África. Zona esta de gran interés comercial para la corona de Aragón y Castilla
    después de conquistar el reino nazarí de Granada.
  • Avance de la expansión por el Océano Atlántico del reino de Castilla. En 1479 el reino de Castilla firmó con Portugal el Tratado de Alcaçovas, por el cual se limitaba la expansión al sur Atlántico por parte de Castilla. En los términos del tratado también se definieron las condiciones para la conquista de las Islas Canarias. Este tratado mejoró las relaciones con los portugueses. Posteriormente se buscaron nuevas alianzas contra los ingleses, como fueron el sacro Imperio Romano Germánico y los Países Bajos.
  • La diplomacia, con los embajadores de Fernando en Europa y la ayuda de un papa de origen valenciano (Borgia), la creación de un ejército permanente y moderno pagado por la corona, serán instrumentos del esplendor de las relaciones internacionales de los Reyes Católicos. En Italia en particular, la diplomacia jugó un papel muy importante al poner del lado del monarca católico a la multitud de estados débiles que estaban divididos y centrados entre Castilla, Aragón y Francia.
  • Esto dio lugar a divisiones por la presencia militar, dando lugar a una guerra. En este conflicto fue muy relevante Gonzalo Fernández de Córdoba (el Gran Capitán), que venció en las batallas de Garellano y Ceriñola, lo que supuso la recuperación de Nápoles. Gonzalo Fernández se encargó de reprimir el avance francés al norte, al Papa le mantuvo en el centro y Aragón quedó recluido en el sur.
  • En cuanto al continente africano, después de la toma de Granada, se llevan a cabo algunas expediciones para pacificar la zona del Mediterráneo Occidental frente al imperio turco en un momento de expansión y también frenar la afluencia de los piratas berberiscos. El espíritu de cruzada seguía vivo. Se tomaron Melilla, Bugia, Orán en Argelia y Trípoli en Libia.
  • En su deseo de formalizar alianzas con otros reinos, los monarcas cerraron una alianza con el emperador del Sacro Imperio, Maximiliano I, al casar a su hija Juana “la Loca” con el nieto del emperador, Felipe “el Hermoso” (1496). De este modo se lograba cercar a Francia, permitiendo de este modo, recuperar del Rosellón, la Cerdaña y Nápoles por parte de la Corona de Aragón. Otra alianza que establecieron los reyes fue con Inglaterra, al casar a su hija Catalina con el inglés Enrique VIII.

La conquista de América

El Imperio Turco tomó en 1453 Constantinopla, la capital del Imperio Romano de Oriente y cerró el acceso de las rutas orientales hacia el Mediterráneo. Este hecho impulsó a España y Portugal a buscar nuevas rutas comerciales en las costas atlánticas hacia las Indias. A pesar de que compartían conocimientos geográficos, cartográficos y avances técnicos (brújula, astrolabio, carabelas), Portugal estaba más adelantado y había encontrado el Cabo de Buena Esperanza, lo que suponía una ruta alternativa a las especias, a las espaldas del turco y protegida para los portugueses por el Tratado de Alcaçovas de 1479. En estos momentos apareció la figura de Cristóbal Colón. Lo más probable es que fuese de origen genovés. Trabajó en Lisboa durante nueve años como marino. Cuando la familia de su esposa portuguesa cayó en desgracia, se fue a España y presentó a la monarquía católica un plan para una ruta por Occidente, que habían rechazado en Portugal. Fue influenciado en la corte por figuras como el Real Confesor Fray Hernando de Talavera. Gracias y pese a cuatro negativas por parte de los técnicos españoles, se llevó a cabo la expedición.

Las naves y otros aspectos se financiaron en gran parte con multas a pagar por distintos concejos y para atraer a los tripulantes contó con la figura de los hermanos Pinzón y su reputada valía como marinos. El 3 de agosto de 1492 parte la flota parte del puerto de Palos con la nao Santa María y las carabelas Pinta y Niña. Antes (Abril de 1492), en el pueblo granadino de Santa Fe y como buen comerciante, Colón firma unas capitulaciones (Capitulaciones de Santa Fe) por las que se le nombra Almirante de la flota, Gobernador General de las tierras que se descubrieran, Virrey y se le otorga el beneficio para si de un 10 por ciento de las ganancias que se desprendieran del viaje. El 12 de octubre de 1492 avistaron tierra firme y desembarcaron en una isla llamada Guanean, después bautizada como San Salvador, en las Bahamas. Cristóbal Colón realizó una serie de cálculos que le llevan a creer que en realidad había llegado a las Indias. No tendrá certeza de la realidad hasta la vuelta del segundo viaje de los cuatro que realizó. Además de Guanean, tocó tierra en Cuba (Juana) y La Española (Santo Domingo), instalándose en esta última el Fuerte de Navidad con los restos del naufragio de la Santa María. El regreso se realiza en busca de los vientos alisios y la Corriente del Golfo, lo que nos muestra la gran intuición de Colón. El 4 de marzo de 1493 desembarca en Lisboa y fue a Barcelona para ser recibido por los Reyes Católicos.

En los siguientes viajes se buscó la tierra del continente americano y se intentó encontrar el cabo que abriera paso a las islas de las especias. En 1513 Vasco Núñez de Balboa, tras atravesar el istmo de Panamá descubrió el Pacifico. Las relaciones de Cristóbal Colón con los Reyes Católicos se deterioraron considerablemente. El Almirante pretendía explotar comercialmente la ruta con el comercio de esclavos, lo que fue rechazado por Isabel. Colón fue destituido y llevado a prisión por sus desavenencias con los Reyes Católicos. Se le retiraron las prebendas pactadas en las Capitulaciones de Santa Fe. El descubrimiento puso en peligro el Tratado de Alcaçobas. Castilla pidió bulas al Papa (Bulas Inter Caetera) tras el primer viaje, pero aún así ante el enfado de Portugal, se negoció y se soluciona, como ya vimos, por el Tratado de Tordesillas (1494) la línea de influencia de Castilla avanzó hacia el Oeste. Con los nuevos descubrimientos se pudo constatar que existía un nuevo continente hasta entonces desconocido por loes europeos. Esto supuso el inicio de un nuevo horizonte de oportunidades de expansión más allá del Atlántico.

 

Etiquetas post
Últimos Posts
Posts relacionados
Categorías
Comparte

Suscríbete a nuestra news y no te pierdas nada

Deja un comentario

Últimos Posts
Posts relacionados
Comparte el post